viernes, 17 de noviembre de 2017

El Fulgor. Primer aniversario.



















Como hoy, un 17 de noviembre de hace 365 días, veía la luz en su primera publicación y edición un libro que sin ser el mejor de todos los que he leído desde luego no me dejaría indiferente y me atraparía más de lo que esperaba; ‘El Fulgor’.
Ya había visto hablar de este libro a gente que lo leyó antes que yo (con mucho entusiasmo y casi fanatismo, he de decir) y antes que a ellos a su autora, Magali, a quién tenía el placer de conocer desde hacía varios años ya.
Está claro que en todos estos años ella ya me había hablado de su querido “niño” con no menos entusiasmo que los lectores del libro (lo normal tratándose de su obra prima) más de una vez, pero sin entrar en demasiado detalle, cosa que agradezco por que hace tan solo unos meses me llegó en forma de regalo inesperado. Una sorpresa que me alegró muchísimo, no lo negaré, pero es algo que siempre me ocurre al romper un envoltorio de papel y ver las numerosas páginas encuadernadas de una novela.
Desde un principio sabía que ‘El Fulgor’ se trataba de un libro de fantasía, género por el que profeso un gran amor y fascinación. Y he aquí mi primera sorpresa al empezar a leer, página tras página, esta novela. ¿Dónde demonios estaba la fantasía?
En el Ducado (territorio en el que se desarrolla la historia) no había rastro alguno de elfos, orcos, magos, dragones y por supuesto… tampoco unicornios (¡No hay sitio para vosotros en el Ducado, caballos cornudos!). No se percibía ningún polvo mágico de hadas en el ambiente escrito por las manos de Magali y tampoco ningún “Lord Oscuro” a los que tan acostumbrados nos tiene este género literario (y que suelen quedar tan bien) gobernando cruelmente sobre los pobres e inocentes campesinos que apenas poseen el sustento necesario para mantener a sus hambrientas familias. No, esto no era ni de lejos lo que esperaba tras años de pequeños datos recibidos sobre la obra… y es que ‘El Fulgor’ rompe con los estereotipos que suelen servir de base en las novelas de fantasía. Pero vayamos a lo que interesa.

En ‘El Fulgor’ se nos narra un comienzo un tanto confuso pero que, debido a esa misma confusión, atrapa. Caos, miedo, fuego y… muerte. La tragedia cobra vida entre los muros de la mansión de la Duquesa mientras celebran un “apacible” Baile de Primavera.
¿Qué es lo que ha ocurrido? He aquí el primer giro del conjunto de engranajes que componen esta peculiar obra… no vamos a remontarnos a las horas o días antes del horrible suceso como podría pasar en una de las novelas de Agatha Christie o de Arthur Conan Doyle para atrapar al/los culpable/s, sino hasta seis meses. Puede que no parezca tanto tiempo y en efecto no lo es, pero la curiosidad de esta historia es que no importa que sepas lo que ocurre al final (el incendio) por que sin duda para cuando llegue ese momento, ese punto álgido, ni recordarás el motivo de ese salto temporal hacia atrás hasta que regreses al futuro… bueno, presente en realidad (algo que ya me anticipó la encantadora autora pero que aun así no pude evitar).
Normalmente cuando esto sucede suele ser por algún tipo de descuido narrativo, pero no lo es. Se trata de una astuta maniobra pensada para sorprender al lector con un dato que en realidad ya conocía, y es que esa es una de las cosas que me fascinan de ‘El Fulgor’, la sorpresa. Te lleva a seguir el día a día de los gemelos Casio y Owen, de los jóvenes hermanos (Sebastian y Anaïs) Lisitsa, de la inquieta doncella Libelle y de la deslumbrante (pero que muy deslumbrante) Duquesa, con tal nivel de inmersión que olvidas por completo que esta idílica sociedad existente en el Ducado va a desembocar en un acto trágico.
Con esto llegamos a un punto en mi opinión importantísimo y que constituye uno de los pilares fundamentales de esta ficción… los personajes (aish… mi Duquesa…). Los hay para todos los gustos y algunos de ellos están mejor construidos que otros (algo inevitable en cualquier obra literaria, aunque sea escrita por maestros como Shakespeare o Tolkien) pero sin duda cada uno posee su propio magnetismo (la Duquesa, por ejemplo) y una profundidad que rara vez suele verse en la primera obra de un escritor o escritora. No voy a entrar mucho en detalle a fin de dejar sorpresas, pero si diré que de todos ellos quién más me fascina es (como seguro que ya sospechas, mi querid@ lector/a) la Duquesa. Por lo que tengo entendido casi todo el mundo se ven más atrapados por otros personajes (en especial los gemelos Casio y Owen) y motivos no les faltan. No obstante la Duquesa me corta el aliento en cada una de sus apariciones a lo largo de la historia.
 La cuestión es que sin duda los caminos que recorren cada uno de ellos a lo largo de las páginas te atrapan por completo. Además, te introduce en sus mentes y llegas a empatizar con las personalidades y motivaciones que poseen. En ningún momento tuve la sensación (como en muchos otros libros) de que se nos presentan personajes del estilo ‘si te he visto no me acuerdo’ (en serio, me he enamorado de la Duquesa. ¡Ya está, lo he dicho!).
Pasemos al otro pilar que sostiene toda esta historia (porque para eso sirven los pilares, ¿no?)… El Ducado, una ficticia región llena de juventud, prosperidad y belleza sin igual. Una tierra de perfección y donde cada persona tiene su lugar. Donde a muchos se les brinda la oportunidad de ver sus sueños cumplidos. Una sociedad que, al menos yo, imagino con un toque victoriano (aunque esta imagen cambia según el lector) repleto de elegancia, belleza y perfección (aunque en realidad ya sabemos que no es tan perfecto). La visión cambiante que tiene cada persona sobre la apariencia de este mundo no se debe a una falta de detalle (es muy detallista en sus descripciones sin resultar tediosa o aburrida la tarea de leerlas) o a la imprecisión. Creo que este libro tiene la extraña capacidad de cautivarnos haciendo que imaginemos aquello que nos resulta más bello y elegante; más idílico. ¡Y funciona!
No puedo decir mucho más sobre este apartado sin destripar de forma severa cosas importantes de la trama, pero desde luego se trata de un lugar que a pesar de no tener dragones pintando sus cielos, magos conjurando sus hechizos o empalagosos unicornios recorriendo caminos de arcoíris… posee magia propia. Una magia atrayente y misteriosa. Una magia que me ha hechizado por completo.
La trama en si está llena de sorpresas que nadie debería perderse. Incluso cuando sospechas que puede pasar a continuación acaba por presentarse ante ti una inesperada sorpresa o giro que cambia tu percepción.

Pero ahora dejemos las alabanzas y pasemos a la realidad. Aunque son muchos, muchísimos, los puntos fuertes de ‘El Fulgor’ por desgracia no está exento de fallos.
El primero se trata de una escena concreta (que no describiré) entre dos personajes. No me parece que dicha escena sobre, sino más bien que debería haberse pospuesto y haberse utilizado en un momento posterior. Esto es algo que hace algún tiempo le dije a la propia autora, pero aun así no es algo que sobre o que se haya forzado, simplemente me pareció que se anticipó al momento idóneo.
El otro punto malo es, desgraciadamente, su nefasta edición.
Admitámoslo, los fallos gramaticales, de acentuación, etc (vamos, el ‘tipeo’ como muchos lo llaman ahora al parecer… empiezo a necesitar programadores que actualicen mi base de datos linguística…) son habituales y se dan incluso entre los más ilustres escritores (seguro que en todo este artículo habré cometido algún que otro fallo). Es una cuestión estadística y de probabilidad; si escribes cientos de miles de palabras y símbolos, tarde o temprano cometes un fallo. E aquí el motivo por el que la edición me parece algo nefasto y que empobrece una obra que merece mucho más que estas ridículas “manchas” marcando sus páginas.
Una cosa es que la autora cometa algún descuido pero que esas personas encargadas de revisar y “dejar bonito y ordenado” el contenido que van a publicar no sean capaces de realizar un trabajo que se nota a la legua que podría ser mejor… es una completa y total falta de respeto.
Otro aspecto que no me ha gustado nada del resultado final es la propia portada del libro (que no viene de manos de la escritora). La imagen de una casa (una grande, sí, pero no una mansión) ardiendo que es una clara referencia al suceso del principio y final de la novela. Una imagen con una composición pobre de colores y de resolución mal escalada en su montaje (¡Píxeles en la era del HD y el 4K!).
¿Qué más puedo decir? Es una obra escrita por una persona con evidente talento narrativo y que me tiene enganchada, con ganas de leer su continuación (Porque va a tener no una.. ¡sino dos secuelas!). A pesar de los fallos editoriales recomiendo que todo el mundo le dé la oportunidad a esta ficción en el que se nota la absoluta dedicación que ha puesto Magali durante todo su desarrollo. Por suerte, la edición, no tiene la mala calidad de aquella legendaria y por suerte ya inexistente (o eso espero) edición de ‘IT’ de Stephen King al castellano (era tan horrible o incluso más que el propio Pennywise…).

Feliz cumpleaños para ‘El Fulgor’ y felicidades a Magali por este primer año como escritora de novelas, un sueño hecho realidad. 

domingo, 5 de febrero de 2017

Una carta del pasado


13 de Enero de 2011

Abro los ojos en esta fría mañana de enero. Espero impaciente tu llamada, una llamada que no llega, una llamada que ansío más que nada tan solo para poder oír tu voz. Pasan los minutos, que acaban convertidos en horas y no se nada de ti. Me siento en el sofá, nerviosa e impaciente por tener alguna noticia y sin saber que hacer. El cielo se oscurece y llena de estrellas, acompañadas por la luna menguante de esta noche, una luna que ya casi ha desaparecido en el cielo, como una extraña y oportuna señal de tu ausencia.
Se acerca la hora de dormir. Me pongo en pie y comienzo a dar vueltas preocupada esperando todavía esa llamada. Miro mi reloj pero de repente los segundos parecen avanzar más lentamente.
Durante años, desde que nos conocemos, he escuchado tu voz a diario desde que asomaba el primer rayo de sol por el este hasta que desaparecía el último de ellos por el oeste. ¿Por qué tardas tanto hoy? ¿Donde estás, 'E'?
Ya no aguanto más y agarro mi móvil. Si tu no llamas lo haré yo pero... que extraño... tu número ha desaparecido. Miro el registro de mensajes y llamadas pero no hay rastro alguno de nuestras interacciones. Me entretengo mirando en los archivos de la memoria y observo con horror como han desaparecido todas nuestras fotos y las canciones que grabaste para mi. Enciendo el ordenador y miro en cada una de las redes sociales pero no te encuentro en ellas. Es como si hubieses dejado de existir.
Necesito calmarme. ¿Estarán los nervios jugándome una mala pasada? Vuelvo al sofá y me tumbo en él. Siento en los ojos el destello de un fuego encendido y giro la cabeza para mirar las danzantes llamas de la chimenea. Me quedo embobada, tratando de no pensar pero de pronto y cuando menos lo espero te veo al fin, sobre la chimenea. Una urna de alabastro con tu nombre grabado y cenizas en su interior.
Lágrimas de rabia y frustración caen por mis mejillas al tratar de recordar tu rostro, antes tan vivo en mi memoria. El rostro de la persona más importante que jamás he conocido. Una persona que apareció de la nada, brillando con luz propia, intentando guiarme a través de los oscuros senderos por los que había vagado toda mi vida. Esa luz... tu luz... tan cálida, pura y brillante que me rescató de un mundo lleno de tristeza y desesperación, desprovisto de todo color.
Al verte pude pude sentir por vez primera que estaba viva y comprendí que no me encontraba en aquel infierno en el que siempre pensé que estaba atrapada. ¿Como iba a poder ver a ese ángel si no? No, definitivamente no podía estar en ese terrible lugar.
Me enseñaste a observar, a apreciar las pequeñas y hermosas cosas que me rodeaban. Me enseñaste lo que se siente al amar de verdad a alguien por primera vez. Y sin embargo ahora no puedo ver tu rostro. No puedo escuchar tu melodiosa voz. Ya no siento la calidez de tus manos ni la ternura de tus labios al besarme. Todo parece haber sido un sueño, un largo sueño en el que conocí a una mujer demasiado perfecta como para ser real.
¿Como puede una simple ilusión provocarme un dolor tan real? ¿Me he vuelto loca? Pero ahí estás, sobre la chimenea. Sin duda eres... fuiste real...
Escribo esta carta sin saber por qué. Jamás llegarás a leerla o escuchar las palabras que en ella hay escritas. Palabras que cada día acuden a mi mente desde hace meses. Desde que me dejaste...
¿Por que no puedes estar a mi lado?¿Por que me has dejado de nuevo vagando en la oscuridad?
Quizás deba ser yo quien vaya en tu busca. Solo debo esperar a que mi vida llegue a su fin y mantener la esperanza de que nos volveremos a encontrar, más allá de esta realidad llena de sufrimiento y dolor.
Quizás de esta manera pueda comprobar que exististe de verdad. Quiero saber que la felicidad que trajiste a mi vida fue y puede volver a ser real...

Hasta siempre, 'E'... mi primer amor